viernes, 27 de octubre de 2017

MINDFULNESS CON MANDALAS


Mandala es una palabra sánscrita que significa "círculo" aunque también puede ser entendida como "lo que contiene la esencia" ya que los mandalas son mucho más que unos dibujos realizados en papel, tela o arena. A través de círculos concéntricos, el mandala representa el mundo interior o exterior de una persona. Si pintamos, dibujamos o construimos un mandala podemos conseguir relajación mental además de la posibilidad de expresarnos y reflejar nuestro mundo interior.

Mandala de la civilización precolombiana
Los mandalas ya se encontraban presentes en las antiguas civilizaciones. Intuitivamente sabían calmar su mente con la ayuda de imágenes circulares. Entre las técnicas de psicoterapia, la meditación con mandalas se utiliza como un ejercicio de relajación metódico. El psicólogo Carl Gustav Jung estudió el efecto curativo de las imágenes circulares en el alma, confirmando que pintar mandalas ofrece tranquilidad y sosiego.


La utilización de los mandalas se remonta al principio de la vida del ser humano sobre la Tierra. Se inspiraron en los ejemplos de la naturaleza. Encontramos mandalas a cada paso. Cada uno de nosotros los ve diariamente. Los podemos ver en los círculos concéntricos que imprime una gota, en un círculo formado por los pétalos de las flores, en una telaraña, en la imagen del sol... Nuestro planeta es un mandala.


Fuente bibliográfica: El libro de los mandalas del mundo. Shia Green


Creación de mandalas con elementos naturales

La utilización de mandalas en el aula es una herramienta muy útil para favorecer la calma y la concentración. Te recomiendo que cuentes con dibujos de mandalas para que ellos puedan colorear libremente cuando sientan la necesidad o en algún taller dedicado a trabajar la introspección. No te olvides de hacerlo también tú!! Aquí podrás descargarte multitud de plantillas 

Crear mandalas requiere de una mayor planificación pero los beneficios son todavía más profundos y enriquecedores. Poder construir mandalas con elementos naturales es una práctica de atención plena en la que los alumnos se conectan de forma natural con el momento presente. Puedes llevarlo a cabo con niños de infantil y primaria (4-12 años) en pequeños grupos o formando un gran mandala todos juntos.

Las instrucciones son muy sencillas, simplemente necesitan:
  • Realizar la práctica en silencio (con niños pequeños, en bajito) y con atención, dándose cuenta de cada uno de los objetos que manipulan y cómo y dónde lo colocan .
  • Colocar los materiales formando círculos concéntricos desde el centro
  • Cuando un círculo se cierra, suena una campana y todos realizamos una respiración consciente

Si realizas un mandala con un gran grupo de niños, divídelos en grupos de 6-8 y que cada grupo construya un círculo mientras el resto observa con atención. Intenta que todos los grupos realicen 1 o 2 círculos concéntricos. Tú puedes ser la guía que coordine estos intercambios con una simple mirada atenta.






Paso a paso:

Paso 1: Recolección de materiales

Cuando creamos un mandala, los materiales que utilizamos son importantes, tienen que tener un significado para el niñ@. Deben representar aquello que queremos simbolizar con el mandala. Una práctica muy interesante es que ellos mismos sean los que recolecten los materiales. Si, por ejemplo, vais a usar materiales de la naturaleza podéis realizar una excursión a un monte o un parque cercano; y allí, podéis recolectar mirando con detalle cada uno de los elementos que elegís coger.


Paso 2: Organizar los espacios y materiales

Antes de comenzar con la construcción del mandala, es necesario organizar todos los materiales de forma que todos los niños sepan dónde cogerlos. Podeís organizarlos por grupos, en pequeñas cajas que estén cerca de la zona donde construiréis el mandala. La organización previa es clave para que la actividad se pueda desarrollar en silencio y calma.


Paso 3: Iniciar el ritual con silencio

Para que todos los niños comprendan el significado de construir el mandala es necesario reflexionar brevemente sobre cuales son los motivos o la razón por la que lo realizamos (una ofrenda a la naturaleza, para celebrar una fiesta, para dar comienzo a una estación...) Podeis sentaros todos juntos formando un círculo alrededor del centro del mandala. En ese momento puedes verbalizar el motivo del ritual o hacerles preguntas para decidirlo entre todos. Después nos llevamos las manos al corazón y durante unos minutos (1-5 min dependiendo de la edad) repetimos mentalmente el motivo de la práctica.


Paso 4: Crear el mandala

LLega el momento de crear el mandala todos juntos. El sonido de la campana dará comienzo al ritual. Si es necesario, recuérdales las instrucciones antes de comenzar y permite que todo fluya, con sus aciertos y errores. Tú simplemente estate presente, obsérvales, acompáñales, toca su hombro si olvidan una instrucción y oriéntales si les ves perdidos. Si repites esta actividad varias veces podrás comprobar como evoluciona y en cada ocasión, se vuelve una práctica más y más profunda.


 Paso 5: Agradecer y soltar

Cuando consideres que el mandala está terminado, haz sonar tres toques de campana e invita con la mirada a que todos se sienten alrededor formando un círculo. De nuevo, nos llevamos las manos al corazón y damos las gracias por el momento presente. Si nuestro mandala tiene un significado especial, lo rememoramos. Somos conscientes de que todo cambia y todo está en continuo movimiento. Aceptamos que el mandala va a desaparecer, se acabará destruyendo como todo aquello que cobra vida. Respiramos y soltamos el apego y la necesidad de pertenencia.



¡Disfruta construyendo mandalas para cada estación, mandalas con alimentos, con semillas...!



viernes, 20 de octubre de 2017

RESPIRA



La respiración es nuestra principal herramienta como practicantes de mindfulness. Ayudar a las niñ@s a comprender y regular su respiración es dotarles de estrategias para mejorar su inteligencia emocional.

En muchas ocasiones te he hablado de la importancia de enseñar juegos y ejercicios de respiración a las niñ@s desde muy pequeños. Aquí puedes recordar todas las prácticas que he ido compartiendo contigo.

Juego de la sopa, alumnos/as de 4 años
Practicar juegos y ejercicios de respiración en grupo es un ritual maravilloso para crear unión y armonía. Para ello debes comenzar provocando un interés, una curiosidad. Quizás puedes preguntarles... ¿Alguna de vosotras sabéis respirar? La pregunta resulta tan sorprendente simplemente por el hecho de saber que la respiración se produce sóla, que muchos quedarán callados esperando la respuesta y otros, responderán un rotundo, por supuesto!!

La respiración es involuntaria, claro!! se produce de forma automática aunque no estemos pensando en ella pero... ¿Alguna de vosotras sabe aguantar la respiración? ¿Lo intentamos? Jugar a explorar la respiración es el primer paso para que los niños tengan curiosidad por conocer esta fuente de energía vital. Podéis explorar e intentar ver cuanto tiempo aguantáis con aire dentro del cuerpo o sin aire en el cuerpo. Tratar de soplar muy fuerte y mover objetos lejanos (plumas, pelotas de ping pong, pinturas, pegamentos) hacer carreras de soplidos con pompones, intentar hacer soplidos muy largos, muy cortos, apagar una vela con el aire de las fosas nasales, suspirar aliviados (Haaaaaa), soplar burbujas de jabón....
 
Juego Carreras de pompones, alumnos/as de 4 años

Jugar a respirar es muy divertido, conseguirás que tanto pequeños como mayores sientan ganas de aprender trucos para mejorar su capacidad respiratoria y conocer todas las utilidades que nuestro aliento de vida nos puede ofrecer!!

Es muy recomendable crear desde el comienzo de curso una pequeña rutina para integrar la respiración en el aula. Al principio, puede ser a través de juegos como estos. Después, puedes ir poco a poco introduciendo prácticas más complejas orientadas a la relajación y la atención plena.


El libro "Respira" de Inés Castel es un recurso maravilloso para poder dar comienzo a esta rutina tan especial. Respira es un cuento con ilustraciones bellísimas que narra el diálogo de una madre con su hijo a la hora de irse a dormir. El pequeño no es capaz de conciliar el sueño y su madre aprovecha esta oportunidad para enseñarle algunos juegos y estrategias para aprender a respirar y así, crear un clima de interiorización que le ayude a descansar mejor.

En este cuento-guía podrás encontrar 14 ejercicios de respiración que provienen del yoga, el taichí, el chikung y la kinesología dado que la respiración ha sido muy importante en diferentes culturas y religiones. Además de cada una de las páginas que ilustra todos y cada uno de estos ejercicios; al final del libro, podrás encontrar una guía de lectura con la explicación detallada del origen de cada una de las propuestas y el desarrollo de cada uno de los ejercicios para llevarlo a cabo.

En nuestra aula de Primaria nos encanta "Oler las rosas" imaginando olores que nos resulten agradables mientras aprendemos a inhalar y exhalar de forma pausada.


Si tu grupo de alumn@s tienen mucha energía, "El árbol que crece" te ayudará a regular la respiración en momentos donde necesitan soltar tensiones. Este ejercicio se realiza de pie y tiene como objetivo producir una respiración amplia y completa que ayude a soltar y re-equilibrar. 


Si necesitas que se concentren para realizar una tarea difícil, practica "Vibrar con las vocales" es un ejercicio perfecto para sentir la respiración y crear un ambiente de serenidad y concentración. ¡¡Sólo necesitas 1 minuto!! Sentados en sus sillas inspiran profundamente y durante la espiración decimos una vocal de forma constante hasta quedarnos sin aliento mientras sentimos el lugar donde se percibe la vibración: U (barriga), O (corazón), A (pecho), E (cuello), I (cabeza)

En el aula de infantil, con niños entre 3 y 6 años, te recomiendo realizar "La ola del mar" un ejercicio fantástico para aprender a relajar el cuerpo con la respiración. Tumbados en el suelo, colocamos un barco de papel encima de su estómago y les animamos a imaginar que navega por las olas del mar. ¡¡Acompáñalo de una música relajante y/o practícalo al aire libre durante 5-10 minutos y podrás comprabar sus efectos!!

"La ola del mar" Xiana, 5 años

¡Practica la consciencia jugando!


viernes, 6 de octubre de 2017

CURSO ONLINE YOGA-EMOCIONA

Otro de los proyectos que ha surgido en estos últimos meses a raíz de la necesidad que sentimos educadores y familias de formarnos en propuestas que ayuden a nuestros niñ@s a sentir bienestar es un curso online que he realizado con el apoyo de Belén Piñeiro, fundadora de Escuela con Corazón.
https://aula.escuelaconcorazon.com/cursos
Después de años experimentando la práctica del yoga, la relajación y el mindfulness en las aulas de infantil y primaria, he diseñado esta formación dirigida a adultos que les apetezca aprender recursos, herramientas y claves para transformar su forma de educar al niñ@. La formación lleva el nombre de Yoga-Emociona: Mindfulness en el aula en recuerdo al primer proyecto experimental que realicé con niños en el aula.




¿Qué incluye el curso?
  • 6 horas de formación con 24 clases que incluirán explicaciones sobre las bases teóricas que fundamentan esta disciplina y los últimos estudios científicos que avalan estas prácticas
  • Más de 70 propuestas y actividades para desarrollar con los niños
  • Trucos y consejos para poner en práctica en tus clases
  • Lecturas recomendadas para completar tu formación
  • Enlaces web, cuentos, canciones, vídeos para descubrir más recursos
  • PDF-Guía práctica de cada clase para realizar el seguimiento de cada vídeo y hacer tus propias anotaciones
  • Cuestionario para comprobar que estás aprendiendo y asimilando la información

promoción Yoga-Emociona from Belén Piñeiro on Vimeo.


La sociedad de hoy en día vive acelerada. La tecnología nos facilita la vida y reduce el tiempo que necesitamos para realizar muchas tareas pero ¿reinvertimos ese tiempo en bienestar? En las aulas ya se pueden observar estos cambios sociales y sus consecuencias. Niños sobre estimulados, más estresados, inquietos; incapaces de mantener la calma y atención adecuadas a su edad. Además, estas nuevas habilidades son en detrimento de otras. Los niños son menos autónomos; y esto afecta a la confianza que tienen en sus posibilidades. Se comunican peor y toleran menos la frustración promoviendo ambientes de convivencia más conflictivos.

Conscientes de que la sociedad presenta otras necesidades, es urgente poner en marcha una nueva educación en la que lo importante sea el ser.


“La primera tarea de la educación es agitar la vida; pero dejarla libre para que se desarrolle”

María Montessori


Si te apetece saber más sobre esta formación, accede a este enlace en el que encontrarás toda la información sobre el temario del curso, precios y más. 

https://aula.escuelaconcorazon.com/cursos/11/yoga-emociona-mindfulness-en-el-aula

¡Ven a formar parte de la comunidad de educadores yoguis!