miércoles, 14 de octubre de 2015

EL GATO DE IRENE


Bidalasana
POSTURA DEL GATO


En esta postura comienza colocándote en una posición de mesa, con las manos y las rodillas como las cuatro patas. Las rodillas deben colocarse verticalmente por debajo de las caderas. Tus muñecas, hombros y codos deben estar en una línea y perpendicular al suelo. Enfoca tus ojos en el suelo, con la cabeza en una posición central. Inhala y haz que la columna vertebral quede curvada apuntando hacia el techo. Exhala y haz la contrapostura intentando mirarte el ombligo. 
Esta es una postura perfecta si sientes tu cuerpo y mente cansados porque te calmará mediante el alivio de la tensión de la postura. Además, practicar el gato ayudará a estirar el cuello, la espalda, masajear la columna vertebral y los músculos.

 Que disfrutéis la asana. NAMASTÉ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios, nos hará mucha ilusión!!